Alberto Cecereu: «Descubrí que la poesía es la matemática del deseo»

Fotos: Archivo del autor

0

Escribir para él es ordenar la mente. Y es un apasionado lector. Conversar con él y nos contó sobre cómo llegó a la poesía, sobre su libro Resistencias, crónicas y textos en un mundo en crisis y también menciona que «Debemos proponer y construir una política cultural a largo plazo». Con ustedes Alberto Cecereu.

-Cuéntanos un poco sobre ti

-Contarte que nací incómodo, y en el transcurso de mi crecimiento, sigo igual. Hasta genético. Nací y me hicieron transfusión de sangre. Sino moría. Y me colocaron en un arco luz, donde gritaba como berraco desde el Cerro Alegre de Valparaíso.

Así que esa incomodidad se transformó en una incomodidad sobre la norma, lo normal, de lo típico. Me incomoda mi familia, mi religión, mi país, esta sociedad. Y aunque he intentado, en innumerables veces, tratar de encajar, no puedo. Soy un irremediable rabioso. Colérico, gran parte del día y los días.

Por eso, siempre me enfermo de algo. Sino es el estómago, será una neumonía o una enfermedad a la columna que me amenaza siempre. O mi ánimo.
Pero acá estoy, escribiendo y haciendo cosas.

Tengo 35 años y quiero vivir 50 años más, por lo bajo.

-¿Te encontró o tú encontraste la literatura?

-Estuve obligado a escribir. Era la única forma de ordenar mi mente que siempre va más rápido que mi habla y mi cuerpo. Intenté con la pintura, siguiendo a mis padres, después con la música, pero ambas, a mi juicio, requieren de templanza y silencio. Y yo no me puedo quedar callado.

Me apasiona leer. Y leer con gula. Mientras que escribir, lo hago como una pulsión, a pesar de mi obsesión a que sea lo más racional y ordenada posible.

-¿Cómo llegaste a escribir poesía?

-Tuve una niñez muy anómala. Sufrí mucho y en muchas cosas fui un sobreviviente. Los sufrimientos los callé y encontré que una de las formas de expulsar ese llanto era haciéndolo a través de la escritura. Cuentos, crónicas y sobre todo poesía.

Descubrí que la poesía es la matemática del deseo. Ahí está su magia. Si perdemos la poesía, la sociedad humana se diluye.

-Cuéntanos sobre tu libro Resistencias, crónicas y textos en un mundo en crisis

-Recopila 10 años de crónicas y artículos que había publicado en diversos medios de comunicación independientes. Breves y directos. Que tienen una tesis común: el poder en todas sus manifestaciones está en una crisis terminal.

Incluso las crónicas que hablan de viajes y recorridos buscan retratar que el mundo de hoy se sostiene en supuestos que ya están caducos o muchos de ellos son falsos. De cómo el sistema oligopólico ha destruido comunidades y todo con el asentimiento de las élites.

Urge, no solo en Chile, sino en el mundo, crear las bases para que se emprenda una civilización nueva. En este planeta.

-¿Crees que en Chile hay más acercamiento a los libros?

-Leer libros sigue siendo un placer burgués. No existe eso de masificación de los libros, ni de las clases medias ni populares. La promoción de la industria creativa del libro, sigue siendo una burla.

Debemos proponer y construir una política cultural a largo plazo, que permita que en 10 años todos los hijos e hijas de los trabajadores de este país, tenga una pequeña biblioteca. Que no sólo la tenga, sino que sepa que hacer con ella, qué leer, cómo leer, y cómo escribir.

Es fundamental que en la Convención Constitucional establezca el derecho a la cultura, al arte y la creación. Y además se declare que Chile es un país de creadores y creadoras. A partir de ese imperativo constitucional, todo lo demás cambia.

-¿Qué es lo que te llama más la atención a la hora de escribir?

-Contar historias, escribir lo que observo, criticar lo que pensamos.
No busco inventar la rueda. En verdad, el que busca eso, peca de soberbia y ego. Que ya tenemos de sobra.

-¿Cómo fue para ti el 2020?

-En enero publicamos el libro de poemas Viajes en Buenos Aires Poetry, Argentina. Teníamos programado un par de presentaciones en la ciudad porteña, pero todo naufragó por culpa de la crisis sanitaria. Crisis que me ha permitido escribir sobre el carácter dictatorial del manejo de la pandemia, no sólo en Chile, sino en todo el mundo.

En octubre presentamos Resistencias, lo que nos ha tenido muy contentos. Este año (2020) fue muy intenso creando números de la revista virtual METRO arte+literatura, el que estamos reformulando y en Editorial Káhuil, todo el año abocado a desarrollar nuestra colección infantil.

-¿Qué se viene para el año 2021?

Mamíferos, un libro de poemas en el cual los hablantes poéticos no solo están locos, sino más animales que nunca, y donde esa brutalidad se celebra. Se publicará por Ediciones Filacteria el próximo año.

En un par de meses deberíamos concretar contrato con una editorial de España, para publicar La incompleta Poesía, un libro escrito entre 2017 y 2019.

Además, estoy escribiendo un nuevo libro de crónicas, entre revuelta y pandemia.

-¿Con quién del mundo de la literatura te gustaría tomarte algo y conversar de la vida?

-No sé. No tengo idea. Cualquiera que me de optimismo y alegría. Y hablar de todo, menos de literatura, porque son unos aburridos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí