A 100 años de la Revolución Bolchevique: Rusia en nuestros días

saint basils catedral

Catedral de San Basilio (Foto archivo)

 

De acuerdo con el calendario juliano que regía Rusia en 1917, la “Revolución Bolchevique” tuvo lugar en octubre. No obstante, su conmemoración en Rusia y el resto del mundo corresponde al 9 de noviembre, siguiendo el universalmente vigente calendario gregoriano. ¿Cómo caracterizar a la Rusia actual? El periodista y autor del libro “Apuntes de un chileno en Rusia”, entrega su visión sobre esta nación, en cuya capital y “centro neurálgico” vivió por varios años.

 

Por Francisco Ramírez 

 

“Apuntes de un chileno en Rusia”,

volumen de crónicas vivenciales

se encuentra disponible para descarga en

la Biblioteca Pública Digital de la DIBAM. 

DESCARGAR AQUÍ)

 

 

Tarea titánica es buscar siquiera aproximarse a una caracterización de un país tan complejo, extenso e inabordable como Rusia, algo que, dicho sea de paso, es uno de sus rasgos esenciales a lo largo de toda su historia. En este caso, unas cuantas palabras valen más que mil imágenes:

1.- El historiador británico Simon Sebag Montefiore dio recientemente a la luz una extensa investigación llamada “Los Romanov. 1613-1918”. En una entrevista publicada en marzo en el diario español “El País” declaró: “Rusia es una civilización diferente, esa es la clave. No forma parte de la civilización latina, como nosotros. Es una cultura diferente con orígenes distintos. Como alguna vez Putin dijo a algún presidente estadounidense: `Nos vemos como ustedes, pero no somos ustedes´”.

2.- Cuña ya mítica de uno de los mayores estadistas y oradores del siglo XX y que personalizó como pocos el desarrollo y los entretelones de la Guerra Fría, una de las “descripción” más certeras de Rusia (por entonces, URSS) corresponde a Winston Churchill, quien sostuvo en 1939 que era "a riddle, wrapped in a mystery, inside an enigma”, cuya traducción a nuestro idioma se ha convenido en “un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”. Se trata, por cierto, de una reveladora (in)definición (o reconocida ignorancia) por parte del Primer Ministro británico respecto a una nación que se volvería aliada y sería protagónica en la lucha conjunta contra el nazismo en la II Guerra Mundial. De paseo por la Plaza Roja, Churchill tuvo la siguiente reflexión: “Un país que come helado en invierno, nunca podrá ser derrotado”.

            Como se ve, llegamos al mismo punto: la incerteza absoluta.

Leer más...

Se vende humo, de Joaquín Escobar

lector se vende humo

 

Por Cristian Salgado Poehlmann

 

     En el cuento «Sé que viniste a mi casa con la intención de darme un beso y follarme, pero no lo voy a hacer, porque me bastaron dos piscolas para darme cuenta de que si lo hago te vas a enamorar», el protagonista, un joven que trabaja como telefonista en un centro de llamados donde los que llaman cuentan sus penas amorosas, lee de un crítico literario: «[Raymond Carver] describe lo extraño que se oculta tras lo banal». Al extrapolar esta idea a Se vende humo, primer libro de Joaquín Escobar (Santiago, 1986), una de las conclusiones a la que podría llegarse consiste en que la poética de este volumen se encuentra en las antípodas de la que se dice que Carver tiene. Dicho de otro modo, Escobar propone lo corriente que se evidencia tras lo fantástico. Esto sin miedo alguno ni aminoramientos, un arma de dos filos presente en buena parte de las piezas del libro, editado a todo esto por Narrativa Punto Aparte en marzo del presente año.

Leer más...

Sobre Alma, el último libro de Matías Correa

lector alma matias correa

 

Por Ricardo Elías

     La tercera novela de Matías Correa lleva por nombre Alma y en la portada aparecen dos monos peludos en blanco y negro. Monos tití, dirá el entendido en monos inequívocamente, y sabrá que en los 90 se vendían como mascotas en el Pueblito de los Domínicos, antes de que el SAG y otras organizaciones prohibieran su comercialización. Hago este comentario para que el lector no piense que, por el nombre, en la tapa hallará un fantasma, un halo blancuzco, o algo más almático que un mono tití. La novela no trata de monos, por si acaso, o sí, pero tangencialmente. Tangencialmente también trata de una niña llamada Alma que es nombrada en una o dos ocasiones en la trama, pero que no aparece como personaje en ninguna de ellas.

     La historia se articula alrededor de la familia Lorca, o mejor dicho alrededor de Gerardo Lorca (el increíble doctor Lorca) y su familia. Los Lorca son una familia de clase media de Peñalolén: el padre es pintor y sufre una enfermedad a la memoria, un pre Alzheimer (enfermedad de la que el autor ya hablara en Geografía de lo inútil, su primera novela). Gerardo, el hijo mayor, es mago. Ene, su hermana, su colaboradora leal, y Martín, el menor, es un científico que trabaja con los monos tití de la tapa en un laboratorio en Londres. Además está la tal Vivi, la madre, el personaje menos relevante de la historia.

Leer más...

Mis tecitos con Mariana Callejas

ricardo elias mariana callejas

 

Por Ricardo Elías.

     Debe haber sido por allá por el año 2009 cuando me desempeñaba como asistente de producción de un modesto programa para la televisión por cable. El conductor paseaba con escritores por diversos puntos de Santiago y a mí me tocaba la tarea de contactarlos. Recuerdo perfectamente la impresión que tuve al ver, en la nómina de posibles entrevistados, el nombre de Mariana Callejas. Estaba apuntado después de Álvaro Bisama y antes de Erick Pohlhammer. Mariana Callejas, la escritora maldita, citada en montonera de libros, series y películas y cuyo nombre, más para mal que para bien, era pronunciado incansablemente por los máximos referentes de la literatura chilena actual.

Leer más...

Lector en Twitter

Lector en Facebook

Top