Francisco García Mendoza: «Siempre escribo contra mis publicaciones anteriores»

1
Francisco García Mendoza, escritor y profesor, acaba de publicar Grita que nadie te escucha. Nos contó que, por el confinamiento, pudo realizar hace muy poco el lanzamiento del libro. Nos comentó acerca de con quién le gustaría tener una conversación y sobre otras cosas más. Te invitamos a disfrutar de esta entrevista.

 

-En breves líneas, cuéntanos de ti

-Este año publiqué un libro de cuentos llamado Grita que nadie te escucha que ha ido moviéndose como ha podido a través del confinamiento. Es el tercer libro, el primero y el último de cuentos. De hecho, el lanzamiento se acaba de realizar, aunque el libro estaba ya en circulación. La mayoría los he ido regalando.

-¿Cómo te pilló la pandemia?

-Entre la universidad y la casa. Alcancé a dar solo una clase presencial y el resto fue a través de la pantalla. De hecho, se me quedaron dos libros importantísimos en una oficina. Ojalá que cuando vuelva los libros sigan ahí. Como el dinosaurio.

-¿Para ti que significó Grita que nadie te escucha?

-Significó la muerte de A ti siempre te gustaron las niñas. No un homicidio literario. Siempre escribo contra mis publicaciones anteriores. «Grita» fue el cierre de un proceso que comenzó el 2012 con la escritura del primer cuento en el primer taller al que asistí. Un camino que me permitió trazar genealogías literarias, establecer puntos de referencia, consolidar amistades. «Grita» es la culminación de muchas cosas. Por eso quise incluir un epílogo en el libro donde explico y cierro todo.

-¿A quién se le ocurrió la portada del libro?

-Fue una suerte de trabajo colectivo. Le mandamos el cuento «No mamita nunca más» a la artista visual Francisca Jeria, de Valparaíso, y ella nos devolvió varias propuestas. Luego intervino el diseñador de la editorial. En general, en las portadas de Santiago Ander predominan los negros y los grises. Mantuvimos esa paleta e incorporamos solo la pelota roja como elemento suspensivo, «como Macguffin» diría Ricardo Elías. La portada iba a tener el añadido del Latin Book Award, pero no iba a pagar 50 dólares para que me dieran el sticker.

-Has participado en antologías de Santiago-Ander, ¿cómo fue la experiencia?

-Santiago Ander es como un amante. Nos conocimos en 2015 mientras publicaba con Libros de Mentira. Unos cuentitos locos por ahí, otra antología furtiva por allá, hasta que lo hicimos oficial. Ahora estoy en una relación con Santiago Ander. Es oficial, aunque sigo coqueteando con otros. Veremos cuánto dura.

-¿Crees que en Chile se está leyendo más?

-¿Libros? Hoy en día hay más cantidad que calidad, lo que se traduce, por supuesto, en un aumento del índice de lectura. De ahí el fenómeno de las autoras y autores spam, esos que aparecen en los medios o en tus redes sociales solo porque otros, en común, le dan likes. Lorena Amaro fue la que reveló el secreto a voces, lo que muchos comentábamos en la interna para que no se nos fueran encima. Me declaro «amarista» y «berbelagüista». Cuando alguien no lee, pero habla sobre un tema, se nota.

-Si tuvieras que escoger a algún escritor/a para conversar, ¿con quién te gustaría hacerlo?

-Me gustaría sentarme a conversar con Alberto Fuguet y Héctor Hernández Montecinos. Con tres botellas de carmenere de precio moderado sobre la mesa y algo para picotear, liviano, que no me llene, que no me deje satisfecho. Conversar seriamente, sacarles un par de firmas y luego pasar al pelambre.

-¿En qué proceso creativo estas ahora?

-Estoy corrigiendo el primer borrador de mi próxima novela. Tratando de que el texto no sea simplemente un plagio de la escritura de Raúl Zurita, Carmen Berenguer, Héctor Hernández, Marcelo Nicolás Carrasco ni de Claudia Rodríguez. Le envié esa primera versión a un par de amigos para que me destruyan, pero el conflicto de interés entre nosotros es superlativo, dudo que se sinceren. En realidad, quería compartirla, aliviar un poco la carga que significa tenerla incrustada dentro del cuerpo. La rabia acumulada desde octubre de 2019. Una novela oportunista, pero absolutamente necesaria para mi salud mental y emocional.

-¿Te gustaría incursionar en dramaturgia o en guiones de cine?

-Me gusta la dramaturgia y la estructura de los guiones de cine, no para escribirlos, sino para leerlos, sacar ideas, formas, recursos de estilo. Sobre todo, cuando rompen con lo clásico, como el texto HP de Luis Barrales, o cuando temática, cultural y políticamente, quieren refundarlo todo, como los textos de Carla Zuñiga.

-¿Qué se viene para el futuro?

-No soy pitonisa, eso mejor preguntárselo a un poeta. O a la tía Yoli (si es que sigue viva). Por lo pronto una nueva Constitución. De ahí veremos si avanzamos o no.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí