Javier Valderrama: «El papel no discrimina la inspiración»

0

 

Llegó, como él diría, de una manera «indirecta a escribir». Estudió cine y se especializó como guionista llegando luego a convertirse en escritor. Desde que era chico se sintió familiarizado con el género de la ciencia ficción. Nos contó sobre El Arca, su primera obra, y sobre el género literario en el cual se siente más cómodo, entre otras cosas. Te invitamos a leer la entrevista a Javier Valderrama.

—¿Cómo llegaste a la literatura?

—Desde muy pequeño, me entretenía escribiendo relatos cortos, pero en realidad llegué de una manera mucho más indirecta. Mientras estudiaba cine me especialicé como guionista, mi interés siempre fue el cine de género, pero en Chile eso es muy mal visto, no se lo considera arte. Al sentirme constantemente frustrado con los procesos de producción y financiación de ese tipo de películas, decidí contar las historias que quería a través de la literatura. Allí, el precio de una página no varía si contiene seres fantásticos o naves espaciales. El papel no discrimina la inspiración.

 

—¿Cómo te diste cuenta que querías escribir?

—Desde que era pequeño. Mi primer intento de narración fue gracias a una enciclopedia de dinosaurios en cd, imprimía las imágenes de ciertos animales prehistóricos y las pegaba junto a un relato de viajeros en el tiempo, turistas y científicos que iban a explorar la tierra pasada. Ese impulso nunca me abandonó, y a veces me sentaba a escribir intentos de películas o libros. Con los años me enfoqué en terminar los relatos que pretendía contar, hasta que me puse una meta. Escribir X cuentos al año, eso fue escalando hasta que llegué a El Arca.

 

—¿Por qué quisiste ser guionista?

—Esa pregunta va de la mano con mi razón para estudiar cine. Con mi padre solíamos ir al cine con frecuencia. En 1997 se lanzó la trilogía de Star Wars en edición especial, y la fuimos a ver, y me enamoré. Yo quería contar una historia como The Empire Strikes Back. Mi primer impulso fue ser director, ya que en mi desconocimiento (y gracias a todo el crédito y pantalla que tienen) pensaba que eran los responsables de la historia, pero cuando estudiaba, descubrí que eran los guionistas los verdaderos héroes. Los artífices silenciosos de tantas maravillas, tantos éxitos.

 

—¿Cuál género literario te acomoda más?

—La ciencia ficción, sin duda alguna. Crecí rodeado por ella, gracias a mi papá. Los clásicos me acompañan desde que tengo memoria.

 

—En Chile, ¿se lee más?

—Se lee harto, creo que más de lo que uno cree, el tema es que el lector es poco atrevido. No experimenta mucho. Si lee terror, es posible que solo lea a Stephen King, lo mismo con la ciencia ficción. Hay gente que ignora que esos géneros también se producen en Chile, por lo que estamos en deuda con la difusión del escritor/artista nacional.

 

—Cuéntanos sobre lo que puedas contar acerca de El arca

El arca es un libro muy personal, vierto en él mucho de mí, tanto en sus personajes como en su trama, y eso al comienzo me daba miedo. Mi intención era quitar el foco antropocentrista que tenemos del universo, y de nuestra relación con la naturaleza, dejar de lado ese ego que tenemos como humanos, para así comprender nuestro verdadero lugar como especie.

 

—Cómo te sentiste a la hora de tener tu primer libro en las manos?

—Emocionado. Cuando llegó sentí que era un sueño, me demoré algunos días en procesarlo. Martín, (editor de Áurea), me dijo que publicar un libro se sentía como tener un hijo. No tengo hijos, y espero jamás tenerlos, pero tener a El Arca en mis manos por primera vez, fue una experiencia difícil de explicar, así que le creo.

 

—¿Cómo es tu proceso creativo?

—Es variado, no tengo una técnica o una receta. A veces una historia nace mientras le doy vueltas a algo en mi cabeza, a veces nace al mirar un cuadro o una película, también al escuchar una pieza musical. Todo depende, lo que, si hago siempre, una vez que ya tengo la idea, es estructurarla. Organizo los puntos de giro, y por lo general planeo el final.

 

—¿Qué es lo que más te gusta a la hora de escribir?

Va a sonar muy tonto, pero escribir. Ser el artífice de un mundo, de personajes, tramas, eso me encanta. Es como ser un soñador despierto, un mago con la capacidad de materializar una visión. Es una experiencia inigualable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí