Laurent Binet «Civilizaciones». Editorial Seix Barral

0

 

Laurent Binet es uno de los escritores franceses más importantes de los últimos años. Con una prosa vertiginosa y entretenida recrea momentos históricos que no fueron excesivamente mediáticos, como las extrañas circunstancias que rodearon a la muerte de Roland Barthes o la investigación sobre el asesinato del oficial nazi, Reinhard Heydrich. Binet indaga, investiga y   problematiza hechos de segundo orden, dotándolos de una matriz que al conjugar vértigo y entretenimiento se convierte en un deleite imperdible para todo lector.

En Civilizaciones, su última novela, Binet distorsiona una verdad histórica que determinó al mundo. A través de una ucronía, borronea La conquista de América, construyendo una versión alternativa en la que los indígenas latinoamericanos aguantaron la invasión colonizadora y se sobrepusieron a la masacre a la que fueron sometidos.

Para diversos historiadores, fueron tres los elementos que determinaron su derrota: las armas, los caballos y los anticuerpos. El escritor francés –burlando todo tipo de rigurosidades en un ejercicio que solo se puede hacer mediante las palabras- invierte la fórmula, dotando a los pueblos originarios de las herramientas que necesitaban para defender a cabalidad sus costumbres y territorios.

En esta historia paralela, se recrea que Atahualpa nunca fue asesinado por los españoles, logrando huir hacia las montañas para posteriormente desembarcar en Europa. No fue sometido a un garrote ni a una muerte sangrienta, por el contrario, llegó a Lisboa, convirtiendo la capital de Portugal en el punto de arranque de su nuevo imperio.

Los Incas no realizaron un exterminio de la población Europea para implantar una supuesta verdad religiosa. Todo se hizo a través de procesos democráticos y pluralistas en donde la tolerancia tuvo un papel fundamental. Pese a estas consideraciones, Binet podría haber caído en una idealización de los indígenas, convirtiendo su texto en un ejercicio inverosímil en donde los nativos fueran totalmente prístinos y virtuosos, alejados de toda condición del mal. Civilizaciones se hace doblemente interesante al no incurrir en este error, pues se los muestra sin impostaciones ni maquillajes, amplios en sus posibilidades y formas destructivas.

Premiada y reconocida en Europa, la de Binet es una obra que invita a reflexionar el presente viajando 500 años atrás. No podríamos pensar todo lo que sucede en la actualidad (ni los estallidos sociales ni los movimientos de los indignados), si es que no vemos ni comprendemos la primera matriz. Allí está el comienzo de todas las desigualdades, y Binet combinando ficción con sociología nos invita a seguir descubriendo una hipótesis que tiene forma de verdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí