Sábado, Agosto 13, 2022
InicioColaboracionesMarco Andrés Montenegro y Carla Infanta, el tremendo equipo detrás de Oreja...

Marco Andrés Montenegro y Carla Infanta, el tremendo equipo detrás de Oreja de Tarro

Fotos: Gentileza de los autores.

 

La música es la mayor inspiración que se ve, se ilustra y se lee en este libro. De la mano de Recrea Oreja de Tarro es un trabajo apto para chicos y grandes, donde la amistad y la fortaleza rompen barreras de la frustración. Te invitamos a leer la entrevista realizada a Carla Infanta y Marco Andrés Montenegro, los creadores de este gran libro.

—Cuéntanos sobre ti y de cómo llegaste a Recrea Libros

—Marco Andrés: Yo me considero un amateur profesional: estudié Derecho en la Universidad de Concepción, que era prácticamente el patio de mi casa, porque viví toda mi infancia y juventud en la Plaza Perú, pegado a la Universidad. Nunca llegué a titularme de abogado, me dediqué al canto lírico y a la dirección de coros y trabajé como profesor de música, en el que fue mi colegio, la Alianza Francesa de Concepción, hasta que me vine a Santiago a trabajar al Coro del Teatro Municipal. Estuve luego en la Chile y la Católica, siempre como cantante. En esta última aproveché de estudiar la Licenciatura en Estética y de paso me apasioné con la fotografía. En 2014, creamos con Macarena Infanta —mi señora y hermana de Carla— la Fundación Yo Te Leo, con la que hacemos fomento al lector hasta el día de hoy.

Fue en relación con esto último que conocí en esa misma época a Alejandra Stevenson, editora de Recrea Libros, quien además formaba parte de la directiva de Editores de Chile, que nos apoyó desde el inicio. Nos encontramos luego en la discusión de la Política de la Lectura y el Libro. Pero desde el punto de vista editorial, fue Carla la primera en ser publicada por Recrea y este año me sumé con Oreja de Tarro. Yo había escrito el texto hace años y fue mi amigo Alejandro Kandora, editor de Tajamar, quien me sugirió el formato ilustrado. ¡La suerte fue que tenía muy cerca de una ilustradora brillante! Publicamos una primera edición privada, gracias al apoyo de Ana María Yaconi y el año pasado se la mostramos a Alejandra, quien de inmediato se entusiasmó y en tiempo récord sacó adelante, no solo esta preciosa edición sino también la versión en inglés —Tin Ear—, con la fantástica traducción de Ana Stevenson. Este es mi segundo libro publicado; el primero fue la novela Como de un país, con LOM Ediciones, para público adulto.

—¿Cómo se complementa trabajar juntos?

—Carla: Cuando Marco me pidió que ilustrara este libro el texto ya estaba listo, lo cual hizo el proceso más fácil, pues yo tenía que interpretar sus palabras, sin que hubiera mucho lugar a dudas. Él además me dio libertad en cuanto a la técnica y estilo, confiando en mi trabajo plenamente.
La idea era ilustrar cada capítulo con una imagen, entonces la estructura era sencilla.
Las ilustraciones entonces tenían que representar la carga emocional de la historia, lo cual supuso un desafío en sí.

—¿En qué se inspiraron para crear a los personajes?

—Marco Andrés: Uno siempre parte un poco de historias propias y si tiene suerte, se va enterando de cosas que no sabía o las va inventando sin saberlo. El caso de Cosme tiene mucho que ver con un destino que yo, afortunadamente, logré evitar: el del condenado al mutismo musical. Pero he conocido mucha gente, en mi vida como músico, que no lo logró y creo que él puede representarla.

El nombre del protagonista, por otro lado, se me quedó grabado de la época en que me tocaba oír las letanías: hablaban (entre muchos, muchos otros) de los santos Cosme y Damián. Nunca tuve idea de quiénes eran hasta que decidí llamar así a mi personaje y entonces me puse a investigar y resultó que eran unos hermanos médicos griegos, reconocidos como anárgiros, es decir, que no aceptaban pago por sus servicios. Ese destino me ha costado bastante evitarlo.

Otros personajes se inspiran en mi familia (mamá, papá, abuela). A Rubén, el músico callejero, lo conocí en mi época universitaria, cuando aprendí a tocar guitarra. Y Cirilo es un homenaje a Cirilo Vila, una figura casi mítica de la música en Chile.

—¿Por qué las ilustraciones son en blanco y negro?

—Carla: Las ilustraciones son en blanco y negro, primero como una referencia a las teclas del piano, luego como metáfora de la vida de Cosme, llena de claros y oscuros, sobretodo de estos últimos. Éstas están hechas con tinta, la cual tiene además ese carácter más dramático e intenso. Cada trazo de tinta se va sumando al anterior, generando una trama cada vez más densa y complicada, como la vida misma.

—¿Cómo retrataron la frustración en Oreja de Tarro?

—Marco Andrés: El tema de la frustración es esencial en ODT. Partimos de la base que el verbo frustrar, en rigor, no admite la forma reflexiva. Es decir, que uno no «se» frustra, sino que la frustración viene siempre de una fuente externa: alguien o algo frustra nuestros deseos, nuestras motivaciones o nuestras expectativas, lo que desencadena en nosotros el sentimiento de frustración. La acción que la realidad o cualquier agente externo ejerce sobre nosotros puede llegar a internalizarse y dar la impresión de que somos nosotros mismos quienes, por decisión propia, dejamos de hacer algo que queremos hacer. Por supuesto que ese agente externo puede ser positivo, como es el caso de la educación bien entendida, que nos ayuda a autorregularnos y vivir en sociedad. Pero muchas veces, se trata solo de expectativas ajenas que nos son impuestas y que impiden la manifestación y el desarrollo de las propias. O bien, frustraciones internalizadas por otros que se proyectan en nosotros y nos afectan. El caso del arte, en general —y el de la música en particular—, de su libre expresión y su sano disfrute es uno de los casos más habituales, tanto en nuestro entorno familiar como educativo. El peso de una etiqueta como la de «oreja de tarro» es tan abrumador que no solo afecta al que la recibe sino que, a partir de la experiencia de quien la experimenta, puede transmitirse y propagarse a toda una sociedad.

—¿Cuál es la importancia de este libro?

—Marco Andrés: Si pensamos en esa noción de frustración de la que hablábamos antes, la posibilidad de verse retratados en una historia como la de Cosme y Aline, puede significar un alivio y una motivación para sacudirse las expectativas y frustraciones ajenas e, idealmente, superarlas y cortar la cadena de transmisión, de la que, de otro modo, formaremos parte inevitablemente.

—¿Cómo fusionaron las ilustraciones con el texto?

—Marco Andrés: Como te contaba, este libro nació como texto y la idea de ilustrarlo buscaba retratar, de acuerdo con el fondo musical que sostiene la historia, los estados de ánimo y las emociones de los personajes principales. La experiencia de Carla como arquitecta resultó fundamental para expresar, por medio de las proyecciones, esa mirada exterior y la influencia que los juicios ajenos tienen sobre la libertad de los personajes.
8. ¿Cuál es el valor de la música amor, amistad, familia e lustración en este trabajo?
Marco Andrés: Oreja de Tarro es una historia de amor, abordada de forma musical: hay muchas voces que se relacionan, que se fusionan o se alejan, que corren paralelas, se imitan o buscan diferenciarse claramente. Pienso que esa es también la forma en que nos relacionamos al interior de la familia, con los amigos. Como nos desarrollamos y encontramos nuestra propia identidad, como nos comportamos en el amor. Siempre puede haber disonancias y desencuentros, pero la expectativa de resolverlos y disfrutar de la posibilidad de largos periodos de consonancia está presente en la vida y en esta historia. Algo en lo que, además, pueden ayudarnos el arte, la música y, por supuesto, la musa.

—¿Cómo fue trabajar en la ilustración de este libro?

—Carla: La libertad dada por Marco para realizar mi parte en este proyecto hizo que el proceso fuera muy entretenido. Personalmente estaba en un momento difícil en mi vida y este proyecto me hizo liberar parte de la presión que llevaba dentro.

—¿Cuál es la enseñanza que deja este libro?

—Marco Andrés: No sé si podemos pedirle una enseñanza a Oreja de Tarro, puede ser demasiada expectativa para el pobre Cosme… Pero sí tal vez uno podría desearle a las lectoras y lectores que se reconozcan en este pequeño drama, que se sientan libres de expresarse musicalmente y que transmitan esa libertad a su entorno.

—¿Dónde podemos encontrar Oreja de Tarro?

—Marco Andrés: Entiendo que estará muy pronto en librerías y que puede encontrarse también en la web de Recrea Libros (www.recrealibros.cl), donde además estará en formato digital, en español y en inglés

 

Francisca Gaete Trautmann
(Santiago, 1985) Periodista de la Universidad Gabriela Mistral. Ha trabajado para revistas, televisión y medios online. Ha seguido cursos de escritura creativa. Le encanta escribir, escuchar música. Vive en Santiago.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS POPULARES