María Moreno. Contramarcha. Alquimia. 

0

La escritora argentina María Moreno, no falla. Su condición de cronista se mantiene inalterable en todo lo que la rodea, pues sus libros conservan esa brillantez que la erige como una de prosistas latinoamericanas más importantes de la actualidad.

En Contramarcha va narrando su vida a partir de la relación con los libros que la determinaron, estamos ante una biografía literaria que nunca sabemos hacia qué lugar se disparará, pues la batería de supuestos nunca es suficiente y Moreno -hábil y escurridiza- se mueve por esos lugares que nunca vislumbra el lector.

María Moreno no nació con un libro bajo el brazo. Cuando adolescente veía la lectura como algo ajeno, espeso y aburrido de lo cual prefería huir. No tenía lo que Bourdieu llamó campo cultural. Pese a este despertar tardío, Moreno recuerda un radio teatro de Los miserables que escuchaba junto a su abuela, siendo este un punto de arranque desde el cual comenzar a imaginar mundos.

Moreno (apellido que es un seudónimo que homenajea a un personaje de Colette), se retiró del colegio después de un episodio particular. Estaba haciendo la fila para subirse a una micro que la llevaba a casa, cuando le cede el puesto a su profesora de lenguaje que se encontraba unos lugares más atrás. La docente se niega y le toca la espalda. Moreno arranca, sale corriendo y su vida cambia para siempre.

Un libro que nos interpela y permite apreciar la construcción de una escritora a partir de otras fuentes de conocimientos que no son los libros. Otras esferas de la existencia (más allá del papel) también determinan a las narradoras, y Moreno lo (de) muestra con una batería de vivencias que no entran en una ficción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí