«Pan», un poema de Vincho Calderon Trujillo

0
Vincho Calderon Trujillo, actor y poeta, es uno de los organizadores detrás de FE DE ERRATA, que une poesía y performance, busca llevar a los lectores a experiencias poéticas y discursivas en vivo más agradables, vívidas e intensas. En Lector compartimos su poema Pan.

Pan

Aquí / más allá, un poco más lejos. Insolentes
Acá / súper cerca, justo acá. Insurgentes.
Mirando, vigilando, cercanos al éxtasis del peligro
Golpeado y con hambre hasta las patas.
Cagado de hambre / muerto de hambre
Hirviendo por comer / apurado por comer,
Rezando por pan, pidiendo por migas de pan,
Prostituirse por comer / regalando el cuerpo por comer…

Aquí, más acá / súper cerca, justo acá tenemos hambre
Acá / más allá, un poco más lejos les sobra el hambre
Aquí tenemos legiones de niños desnutriéndose por pan
Acá tenemos legiones de mujeres llorando por pan…

Un poco más cerca estábamos los insolentes y los insurgentes
Los agresivos, los perdidos, esos que no ríen ni lloran
Esos que miran con rabia hasta desde su propia alegría…

Un poco más lejos estaban las fábricas, las industrias
Los malls, las tiendas, los hipermercados…
Y justo atrás…
Estábamos pidiendo pan, llenándonos de hambre
Aquí teníamos que pensar en sonreír
Aquí teníamos que pensar en sobrevivir.

Acá estamos los analfabetos, los trabajadores
Los vivos y los muertos…
Acá estábamos los juguetes, los manejados, los ciudadanos
El pueblo abrazado al silencio.

Un poco más lejos estaban los jaguares de Latinoamérica, los nuevos americanos
Los hijos del sistema perfecto, los maestros del engaño.
Los de las colusiones, los de los precios altos, los de la tele de mierda.

Y justo más atrás…
Estábamos muertos de hambre, muertos de esperanza,
Llorábamos por ideas, llorábamos por pan.

Y un poquito más atrás…
Nos quedaron mirando esos niños
Los que ríen, los que cantan, los que sueñan
Los comen con la boca abierta y cerrada…
Los que juegan como si no hubiera mañana
Los que alegran con unas ideas nuevas
Los que lloran de alegría, los que mantienen la esperanza viva.

Acá rezamos pan, rezamos hambre
Acá parecemos ciegos, parecemos ignorantes
Aquí queremos pan, queremos mirar, queremos…
Aquí estamos hablando, compartiendo y entendiendo el juego.
Acá nos hacemos los sordos, parecemos los necios
Acá los insurgentes y los insolentes, los sumisos conscientes
Aquí los niños y las mujeres, los hombres asistentes
Aquí el pueblo, la gente abriendo los ojos, despertando la mente.
Despertando la mente.
Despertando la mente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí