Reseña de «Cima» de Feyie Ferrán por Nicolás Aldunate

Por Nicolás Aldunate, Magíster en Filosofía UDP

0

«como la Palabra que será silencio
dejaremos esta infante forma
y ya no seremos hijos
» (Ferrán, pág. 5).

 

Ya no-ser, una palabra llena de ausencia. El Poeta Feyie Ferrán deja de ser la figura de un brote, y toma la sombra del árbol Padre, que permanece, aun habiendo caído. La ausencia ontológica se compensa con la desfiguración y la trasmutación en otro. Nos interpela a mirar la nada en la cara de la muerte. De esta suerte es la vivencia sentida y trasmitida: el trabajo poético de la muerte y el luto en cara al Padre se torna un silencio que solo es roto por su herenciacomo figura en el hijo.

En Cima, Feyie Ferrán presenta post-mortem la vivencia del luto, bajo una dialéctica telúrica y figural de la Sima/Cima traspasada por la desfiguración del yo en otro ya no existente. El poeta nos transporta a la vida del padre ahora ausente bajo la encarnación en el hijo. El inicio del poemario condensa la escenografía privada de luz, donde no es posible figura alguna, acto seguido, la ascensión a la gélida Cima donde es posible resolver la pérdida. Lo último comouna alegoría de la altura extática del Padre y la hibernación del hijo como una de las experiencias del pesar.

El comienzo del poemario revela la huella del epitafio, allí están forjados los sentires cotidianos de la excepcionalidad,la experiencia mortuoria del ser querido. Feyie hace un recorrido de una búsqueda infructuosa, una que intenta revelar los espectros sensoriales de la memoria. El recuerdo es persecutor de un alma cansada por el llanto bajo el silencio. El insomnio como patología natural y la perdida de figura como acontecimiento transitorio ante la muerte.

El yo lírico nos hace recorrer la ciudad de hechos, Santiago de Chile. Deambulamos con paso lento e inseguro bajo máximas que acosan la mente. Las pisadas contienen la voz en eco del Padre, mantras que nos acompañan a la Cima. El poemario nos acerca a lo cotidiano del ir que se pierde en la hondura de la anécdota. Nos recuerda esos momentos de vagar en la memoria hasta que nos despierta el acaecer del entorno. Se anda porque se ha perdido algo, se ha esfumado, la propia imagen en la oscuridad y no se encuentra.

«Allí–en un momento irrepetible llamado vida–
soy una anotación extraviada
» (pág. 21).

El descender a la Sima se torna una posesión misma del ido querido. Nos vemos enfrentados como lectores a la voz del padre, que, en un movimiento anímico, parece estar remanente en la pluma del poeta, guiando sus palabras, desde la oscuridad.

Es por esto último que existe un acto final de intrepidez del mismo Padre, donde a modo de desintegración, acude a plantear sus últimas dudas ente la vida. El hijo, el poeta, es aquí cuerpo, medio y voz escrita del epitafio de sí mismo.

Feyie Ferrán nos comparte su dejarse abrigar por la oscuridad, donde su única protección es la carne, la única evasión posible ante la experiencia de la perdida, bellamente expuesto en su poema titulado:  Acostado en el baño de una bencinera, poema de fuga, que se vuelve el réquiem perfecto antes de un despertar.

El poemario culmina en un abrir los ojos, en un reencuentro con el sinsentido de una vida que nos pone nuevamente en la Sima.

«la vida la verdadera vida no posee

modo alguno de negar a la muerte

como dos rostros que se encuentran

el uno al otro en un vagón del metro

los dos extremos no se oponen ni disputan

su lugar en el presente» (pág. 53).

Este fragmento de los dos últimos poemas nos lleva al dominio mismo del escrito. Estos últimos poemas nos hacen sentir la reconciliación del yo lírico, los últimos pasos de un luto que ha sido convertido en una obra poética. El reencuentro con la figura propia y el desvanecer de la sombra del árbol creador.

Cima será un vehículo que nos haga regresar a nuestros propios lutos y a vivirlos si es que aún hemos tenido la experiencia de no encontrarlo. Además, el trabajo poético de Feyie Ferrán abre de manera excelsa una voz más dentro de la poesía chilena.Una voz que seguramente promete darnos y transportarnos nuevamente a lo trascendente.

El poemario pueden encontrarlo para su descarga gratuita en la página de Instagram de la editorial Independientes y sin título, que también será publicado en su formato físico durante el mes de octubre.

——————

Nicolás Aldunate, Magíster en Filosofía UDP. Instagram: @independientesysintitulo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí