Sobre Nuestras Cabezas: Poemas de Rodrigo Véliz Lobos

Foto: Waldo Sotomorales

0
Rodrigo Véliz Lobos (1980, Buin). Poeta, profesor, gestor cultural y editor, que ha orillado la ruralidad, sin perder de vista los pequeños centros, con una poesía que renueva nuestro viejo pacto con el lar.

 

I

He seguido la línea del tren

confiado que las líneas paralelas no se juntan,

una es de ida la otra es de vuelta.

 

Como puñados de miradas

caminamos silenciosos en la noche,

la frontera desaparece en sueños inconclusos.

 

Todos los recuerdos dejados al otro lado de la línea,

todas las memorias marchitas en una isla devastada.

 

Todos los recuerdos quedaron al otro lado de la línea,

todos los recuerdos se marchitaron en una isla devastada.

 

II

Sólo los cazadores de guanacos

recuerdan el nombre.

La animita hace olvidada.

Las flores no cruzan la frontera.

 

III

El tren carguero cruza la provincia,

bultos ocultos tienen voces,

he de ser el silencio

que miente a la guardia.

 

Cruzar la línea es mirar.

La tierra que se desvanece.

 

IV

En el museo proyectan

El Chacal de Nahueltoro.

 

El protagonista sólo sonríe una vez.

Los fusiles cruzan la pantalla,

soy yo frente al pelotón de fusilamiento,

cómo si aún los años no borrarán

nuestras cicatrices.

 

V

Sin patria queda el niño

como huérfano de las banderas.

 

No sabe qué escribir en la hoja.

 

Confunde su idioma

con el canto de los pájaros.

 

VI

Sobre Nuestras Cabezas

 

Debemos entrar silenciosos,

el mismo color cargó los látigos.

 

Somos la historia no escrita en las batallas,

somos el olvido en la memoria,

somos como el sepulturero y sus fosas,

esas fosas que no llevan nombres,

esas que cambiaron de lugar por mucho tiempo.

 

Somos el color de las cicatrices de un país muerto,

somos todos los prejuicios cargados en la lengua,

 

Debemos entra silenciosos

el mismo color cargó el látigo.

 

Yo no olvido a mis muertos,

describo la fotografía de los desaparecidos,

murmullo la memoria en los museos.

 

Somos el color de las cicatrices de un país muerto,

somos todos los prejuicios cargados en la lengua,

 

Los hornos guardaron los cuerpos,

1978 se carga en la memoria,

el fusil sigue cargado,

en nuestras espaldas un círculo rojo.

 

Debemos entra silenciosos

el mismo color cargó el látigo.

 

Soy huérfano de las banderas,

caigo al suelo,

pierdo mi lengua,

ocupo historias de otros,

olvido que mis pies ya son raíz

en una tierra que no me pertenece.

 

 

 

 

Artículo anteriorSalvándonos del tedio: Tres poemas de Diego Amapola
Artículo siguienteNuestras vidas de Marie-Hélène Lafon
Ernesto González Barnert
Ernesto González Barnert (Temuco, Chile, 1978). Con más de 10 libros publicados, ha obtenido por su obra poética el Premio Pablo Neruda de Poesía Joven 2018, Premio Consejo Nacional del Libro a Mejor Obra Inédita 2014, Premio Nacional Eduardo Anguita 2009, Premio de Honor Pablo Neruda de la U. de Valparaíso 2007, además de varias menciones y becas. Entre sus últimos libros está Éramos estrellas, éramos música, éramos tiempo (Mago Editores, 2018), la antología Ningún hombre es una isla (Buenos Aires Poetry, 2019), la reedición de Playlist (Edición bilingüe, Plazadeletras, 2019) y para EEUU, por la editorial Floricantopress, traducido por Jessica Sequeira. La obra reunida: 5 mamuts en fila (HD, Argentina,2019). Además, es cineasta y productor cultural del Espacio Estravagario de la Fundación Pablo Neruda. Reside en Santiago.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí