Tres apuntes sobre Chile (golpeado)

0

I

Es interesante y refrescante el ejercicio de memoria que realiza María Moreno. Su crónica escapa de lo que comúnmente se escribe sobre historia chilena contemporánea. Su observación es la de una afuerina que registra todo lo que está sucediendo en el país, sin por ello verse del todo involucrada. El primer viaje lo realiza con un novio militante del PC. Están perdidos en un paraje que ella cree recordar como Osorno, acampando en sitios incómodos que se encuentran al alero de una iglesia pueblerina. Salvador Allende aún no asume el poder, su victoria se gestó hace pocos meses, no obstante -incluso en las provincias- se palpa el ambiente de boicot con el cual tendrá que convivir el mandatario socialista. El segundo viaje, Moreno lo realiza sola. Su madre la va a dejar al tren. No extraña a su ex novio ni siente ningún tipo de nostalgia. En el trayecto se hace amiga de dos muchachos provenientes de Banfield.  En Valparaíso recorren una ciudad bohemia abundante en alcohol y toboganes, hay una estética peculiar que pese al tiempo la autora logra recordar. En ambas crónicas podemos apreciar el Chile previo a la dictadura. Un lugar impregnado de conversaciones políticas, la ideología como un leviatan que rompía con todo. No obstante, también se retrata un lugar farandulero que iba más allá de Fidel. La escritora no romantiza, simplemente narra. No pretende entregarnos una crónica con una mirada política-documental, también transita hacia madrugadas jocosas de las que poco se conoce.

Yuri Herrera en una crónica más sociológica que descriptiva, narra dos viajes que realizó a Chile. El primero a mediados de la década del noventa, en el cual ve un país triste que crece bajo el concepto de la justicia en la medida de lo posible. Analiza y desmenuza la transición a la democracia, opinando con certezas y propiedad, tomándose su rol de forastero como el de un flâneur sociológico.

II

En la escritura de ambos autores hay un incesante proceso de intertextualidad. Moreno recurre en varias pasajes a Roberto Arlt, siendo el autor de El juguete rabioso un mecanismo mediante el cual visibilizar y anclar todo lo que va sintiendo en la experiencia socialista. Arlt siempre fue el escritor de los márgenes, la figura del anticanon literario argentino. Si bien es cierto que ahora se le da una importancia crucial y fundamental en el mundo académico, estuvo durante décadas postergado en los baúles del olvido. Este guiño literario entre Arlt y la Unidad Popular se podría entender como el acceso al poder que tuvieron los eternamente excluidos. En la política y en la literatura, de vez en cuando, se rompen los cánones.

Por su parte, Yuri Herrera trabaja con un ensayo  imprescindible: Anatomía de un mito de Tomás Moulian. Detalla y ejemplifica todo lo que teoriza el sociólogo, yendo a las calles y paseos de un país de muertos vivientes. Al volver el 2011, el autor mexicano ve otro país. Encaminado en una lucha social anclada en la revolución pingüina. A su vez, hay un fuerte crecimiento de la contracultura     que escapa al sector de Bellavista. Pese a que en Chile se siga perfeccionando la barbarie del libremercado, se pueden palpar las ansias de un país que un par de años más tarde tendría su propio despertar.

III

En Chile golpeado hallamos distintas versiones de un mismo país. El lugar que visita María Moreno es uno completamente distinto al que recorre Yuri Herrera. Si bien es cierto que hay muchas décadas de diferencia entre uno y otro, parecieran dos planetas distintos que jamás hubieran tenido algún tipo de interacción. Ambos cronistas transitan por las mismas calles, establecen lazos en idénticos lugares, pero siempre hay una desconexión sideral entre uno y otro, como si entre ellos faltara un pedazo de historia que permitiera completar el puzzle. Las crónicas más allá de narrarnos un tiempo determinado,  nos hablan del futuro. Muestran los cimientos de sociedades que se ilusionaron con el socialismo y que terminaron sumergidas en el más brutal de los capitalismos. Ambas mixturas, en una especie de aura, congeniaron para preguntarnos por lo venidero, por lo que vendrá, por todo lo que nos espera a la vuelta de esta eterna pandemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí