Viernes, Septiembre 17, 2021
InicioColaboracionesVictoria Ramírez: «De los libros que hacemos hoy dependerán muchas respuestas del...

Victoria Ramírez: «De los libros que hacemos hoy dependerán muchas respuestas del mañana»  

 

Victoria es parte de Ediciones Liz, ha escrito dos libros Desarraigo y María Monvel, los lirios muertos de la faz. Pudimos conversar con ella acerca de su opinión de cómo ve la literatura chilena actualmente, nos contó con quién le gustaría tomar una copa de vino y conversar con esa persona, y de cómo llegó a la literatura.

 

—Cuéntanos sobre ti y cómo te metiste en el mundo de la literatura

Siempre me han gustado los libros: fui ratón de biblioteca desde antes de aprender a leer, porque tenía audiocuentos y los libros como objeto me llamaban la atención. Lo de escribir vino un poco más tarde, en la adolescencia. Participaba en talleres y concursos literarios y de ortografía en el colegio y me gastaba casi toda la plata que caía en mis manos, que no era mucha, en libros. Sin embargo, lo de meterme en el mundo literario propiamente tal es más bien reciente: en 2018 tuve una especie de crisis vocacional –tardía, si se quiere- y dejé mi trabajo de entonces para dedicarme a la literatura desde la edición.

—¿Cómo ves la literatura chilena hoy en día?

 —La literatura chilena corre con cierta ventaja, yo creo que acá tenemos una muy buena materia prima. Sin embargo, en la literatura que se viene haciendo hace unos años veo algunas carencias o vacíos que, en mi opinión, responden al apuro, a la ansiedad por publicar rápido, a las ganas de tener una cierta notoriedad o hacerse un nombre en este mundillo de la literatura, que es bastante ingrato a veces, y siento que esa ansiedad a veces deja de lado las preguntas fundacionales de la literatura, entonces es fácil caer en la trampa de escribir para ciertos públicos consumidores de una literatura digerible, escribir respondiendo a ciertas fórmulas probadas por sobre la experimentación literaria y estética; y para el lector puede ser difícil distinguir el trigo de la paja cuando se enfrenta a una bibliodiversidad tan amplia como la que encontramos hoy.

 

—¿Nos puedes contar un poco sobre Editorial Sociedad Folla (G)?

Editorial Sociedad Folla(G) ya no existe, pero fue un lindo proyecto que nació en un grupo de amigos y sin ningún otro propósito más que dar a conocer autores y obras que no tenían posibilidades de encontrar difusión en los circuitos «oficiales». Alcanzamos a publicar dos antologías y, como experiencia, al menos en lo personal fue muy enriquecedora porque me sirvió para conocer a distintos perfiles de autores y para dirigir proyectos que obedecían a una misma idea principal, pero que se diferenciaban, por ejemplo, en la manufactura de los libros.

 

—Acerca de tu desempeño en Ediciones Liz, ¿cómo ha sido trabajar en esta editorial?

 —Trabajar en Ediciones Liz ha sido una gran experiencia en muchos aspectos: primero porque trabajo con un equipo de mujeres con las que, a lo largo de estos casi cinco años, hemos llegado a entendernos muy bien. Segundo, porque creo en el proyecto desde que nació, desde antes de integrarme a él, porque vi que se estaba haciendo un trabajo editorial importante  sobre todo en términos de rescate y con muy buen ojo también. Tercero, porque tengo mucha libertad y porque confían en mi criterio a la hora de ir armando el catálogo. Cuarto, porque ha sido lindo ver crecer este proyecto hasta el punto de tener varias colecciones, títulos, una comunidad de amigos lectores y además de marcar tendencia desde oficios vinculados al libro, como la encuadernación.

 

 

—Ahora, cuéntanos sobre tus libros, el proceso creativo que tuvieron

 —Desarraigo es un libro que siempre está en proceso, así que diría que el que publiqué responde a algo así como una primera etapa de una reflexión permanente sobre el lenguaje y sus imposibilidades. Cuando escribo, mi principal inquietud tiene que ver con esas palabras que se hacen pequeñas, que dicen tan poco y que no sirven para plasmar con exactitud lo que estamos pensando. El lenguaje no alcanza y solo sirve cuando lo torcemos, cuando lo fracturamos, lo desarmamos y lo hacemos sangrar. Eso es Desarraigo, es el sentirse huérfana de un idioma que se desconectó de una palabra primigenia, que intento hacer nacer cada vez a través de esta exploración que no se acaba.

María Monvel, los lirios muertos de la faz es una selección pequeña pero ilustrativa de la poesía de esta tremenda mujer, muchos de cuyos poemas parecían haber sido escritos en estos años y no a principios del siglo pasado. Me enamoré de María, de cómo se dio maña para escribir en un tiempo donde la literatura era todavía más excluyente con las mujeres, de la lucidez que tuvo cuando enfermó y se antologó a sí misma, de sus miradas rebeldes y reveladoras a la vez sobre la sociedad, sobre el amor, sobre ser una mujer supeditada a roles muy puntuales. La dulzura y la ferocidad no son oponentes y ella lo demuestra en una poesía que es bella, dulce, delicada y brutal a la vez.

 

—Eres fundadora de la revista Estado de Emergencia, ¿por qué surgió este proyecto?

 —Como casi todos los proyectos que inicio, partió junto a mis amigas y como respuesta a la necesidad de hacer algo para tomar parte después de los hechos de octubre de 2019 que todos conocemos. Por eso Estado de Emergencia no es exclusivamente literaria y ha tratado de abarcar otros tipos de lenguajes y formatos, porque queremos que sea un punto de encuentro para todos quienes han encontrado en el arte y en la creación una manera de canalizar sus ideas, sus inquietudes, sus emociones con respecto al delicado momento social y político que atravesamos desde octubre de 2019.

 

—¿Toda tu vida quisiste ser parte del mundo de las letras?

 —No, yo sí quería leer y escribir, pero no me imaginaba este mundillo que tiene tanto de dulce y de agraz, pero yo soy de bajo perfil igual, de hecho, me pregunto qué hago ahora respondiendo entrevistas si me carga figurar, pero supongo que la vanidad cada tanto hace lo suyo… En fin, no era un objetivo estar metida en esto, pero tomo mi lugar como editora cada día y desde ahí trato de aportar, porque estoy convencida de que los libros son fundamentales y que hacer buenos libros hoy es nuestra principal tarea, nuestro principal aporte para quienes vengan después. De los libros que hacemos hoy dependerán muchas respuestas del mañana.

 

—Si tuvieras que optar por alguien, vivo o muerto, ¿con quién te tomarías una copa de vino y conversar?

 —Me tomaría una botella entera con Alejandra Pizarnik, para preguntarle por sus procedimientos poéticos, por su idea de los poemas como objetos o aproximaciones a la poesía y sobre su táctica de subvertir las palabras para desenmascarar otros conceptos o significados. También me gustaría intercambiar cartas con ella: me gustan mucho las cartas y creo que comunicarse con otro a través de ellas nos permite encontrar un espacio, una dimensión distinta desde donde todo lo que se dice tiene otro espesor,  otros matices más profundos, si se quiere, con la posibilidad de elegir mejor las palabras, detenerse en cosas que pasaríamos por alto en la vorágine del cara a cara, del día a día.

 

—Crees que hoy en día hay más espacio para la literatura nacional?

 —Creo que esta pregunta va de la mano con la segunda. En mi opinión siempre ha habido espacio para la literatura nacional, el problema de hoy es que con las redes quizás tenemos un exceso de información, una saturación en la que se muestra todo por igual, sin que necesariamente la literatura de mayor calidad sea la que permanece más visible para los lectores.

 

—Un mensaje para los que están iniciándose en el mundo de las letras

Todavía es tiempo de hacer algo más rentable y menos frustrante, pero si de verdad esto es lo que les gusta, entonces no hay escapatoria.

Francisca Gaete Trautmann
(Santiago, 1985) Periodista de la Universidad Gabriela Mistral. Ha trabajado para revistas, televisión y medios online. Ha seguido cursos de escritura creativa. Le encanta escribir, escuchar música. Vive en Santiago.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS POPULARES