Lunes, Febrero 6, 2023
InicioColaboracionesAlberto Cecereu: «Siempre me he sentido en alerta»

Alberto Cecereu: «Siempre me he sentido en alerta»

Fotos: Gentileza del autor

 

En esta entrevista para Lector, Alberto Cecereu comentó que está optimista porque nuestro presidente tenga la misma edad que él. También habló sobre El delirio y Mamíferos, libros que abordan temáticas interesantes y contingentes. Te invitamos a leer la entrevista.

 

—Cuéntanos sobre ti

—Hay un poeta en Chile que dice estar en «estado de alerta máxima». A él le respondo que los escritores siempre estamos en estado de alerta. Alerta ante las desigualdades, alerta ante las granjerías de los corruptos, alerta ante el poder, alerta de todos ellos y ellas que no quieren un cambio.

Siempre me he sentido en alerta. Estudié en un colegio de curas y ahí no tienes otra que estar en alerta y sospecha máxima. Porque, si les das mucha confianza, te come el lobo. En una entrevista pasada te había contado que yo me sentía incómodo. Y me falto esta parte. Esto de estar alerta.

Pero también tengo optimismo. Que el presidente de la República tenga mí misma edad es el hecho de que nuestra generación tiene la inconmensurable oportunidad de hacerlo bien. Estuvimos veinte años siendo los pendejos de mierda que alegaban por todo. Y bueno. Ahora que estamos en esta, ¡vamos!

—En estos dos libros, ¿Qué quisiste expresar?

El delirio y Mamíferos son parte de una trilogía que parte con Los Exaltados (Ediciones Altazor, 2015). En ese libro se exponen personajes, situaciones y eventos que responden a un sentido de enajenación material y espiritual del ser humano.

Ante eso, el hablante poético explota dentro de su opresión permanente. La máxima de las opresiones: la mental. Y cae en un psiquiátrico, la mayor de las cárceles inventadas por el capitalismo. En ese caer, salen las historias y los intrincados momentos desborde mental que vive ese «poeta», lo que se refleja en El delirio. Algo pasa, hay una historia que parece llegar a su fin, pero no. Porque el mundo continúa, la vida sigue. Se suicidan cientos de personas al día, pero el sistema capitalista sigue con más fuerza que nunca. Por eso, Mamíferos, es el éxtasis de la brutalidad humana. Es ese mundo que continúa y que estamos metidos en cuerpo entero.

—En El Delirio, ¿qué representa el poeta?

—En El delirio hay tres voces. La del poeta, que es el protagonista. Este sujeto que cae en el psiquiátrico y que le es imposible seguir adelante. Otra voz, es un observador que hace una especie de narración de los hechos. Y una tercera, que pareciera ser una presencia omnipresente, que no sabemos quién es realmente. De esta forma, en El delirio se construye una trenza alegórica en torno a la experiencia psicótica, que muchas veces se mezclan voces proféticas, visiones religiosas, pensamiento suicida, disuasión emocional, desestructuración mental y racional.

El poeta, eres tú, soy yo, somos todos. Cualquier puede llegar más allá de la orilla del abismo.

—¿En Mamíferos, ¿buscaste provocar algo?

—Que nos demos cuenta de que el ser humano es el menos digno del reino animal. Que tengamos conciencia de nuestra capacidad racional no nos hace más bellos ni más importantes. Que somos una especie que idolatra la guerra, el cuerpo como objeto, la traición y la felonía, la superficialidad del espectáculo. Así ha sido nuestra Historia. Tenemos evidencia suficiente.

—¿Desde cuándo escribes poesía?

—Me aburría en clases. Nunca las disfruté. A eso súmenle que tuve una infancia muy dolorosa, llena de oscuridades y secretos. Así que llenaba cuadernos y croqueras dibujando. Dibujaba todos los días, todo el día. Siempre eran cosas surrealistas y futuristas. El objetivo era escapar e inventarme un mundo nuevo. Así, fui transitando a que, junto con el dibujo, escribía algo así como explicaciones de esos dibujos. Explicaciones que fueron transmutando en versos. Tenía 14 años, cuando me di cuenta de que había dejado de dibujar y tenía una croquera de 100 páginas llena de versos. Ahí dejé de mirar artistas y sus cuadros, y comencé a leer. Descubrí que soñaba con ser escritor.

—¿Qué te llevo a escribir ambos libros?

—Mi vida, que no ha sido fácil. Y mi obsesión por verbalizar el dolor y la indignación. Creo que, si no tengo la capacidad de transformar esa «alerta máxima» ante todo lo que pasa en este mundo, en versos y textos que tengan la capacidad de denunciar, alarmar y decir algo, perdí la batalla.

—Ambos libros (El Delirio y Mamíferos) tienen una estética de fotografías, sueltas, ¿qué buscas con eso?

—En Latinoamérica siempre buscamos una voz propia. Una identidad. Y esa identidad es la hibridez. La mezcla de estilos, géneros, utilización de recursos y registros, que nos permitan configurar un estilo. La hibridez, que no es otra opción que nuestra forma de habitar este continente nos lleva a mezclar la visualidad del dolor. Porque Latinoamérica es visualidad del dolor desde siempre. Una poética cinematográfica, me gusta decirle a mí.
También hay influencias. Mis padres, ambos artistas visuales. Soy un cinéfilo ardiente. Estudié guion de Cine con Jeftanovic y De La Parra. Fotógrafo en secreto. Melómano declarado.

—¿Dónde podemos encontrar tus libros?

El delirio y Mamíferos se encuentran en la tienda on line de Ediciones Filacteria, también en Busca Libre y en diversas librerías como Qué Leo Forestal, Librería Los Perros Románticos, y un largo etc.

Francisca Gaete Trautmann
(Santiago, 1985) Periodista de la Universidad Gabriela Mistral. Ha trabajado para revistas, televisión y medios online. Ha seguido cursos de escritura creativa. Le encanta escribir, escuchar música. Vive en Santiago.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS POPULARES