Jueves, Septiembre 29, 2022
InicioColaboracionesVida Normal: La ilusión de una experiencia conjugada

Vida Normal: La ilusión de una experiencia conjugada

Campana de Gauss. Media. Promedio. Todas palabras que conducen a normalidad; concepto que nos encuadra y limita la existencia desde antes de nacer. Escuchamos bocas «expertas» vociferando: «eso es lo normal» ¿Pero cuestionamos la consiga a la inversa? Desde un lugar femenino podríamos pensar ¿Es «normal» que exista una pauta para nuestras vidas? De serlo ¿Qué parámetros responderían a ella? ¿Qué hechos la infringirían?

En términos filogenéticos tenemos un patrón ineludible de lo esperado para cada etapa del ciclo vital, no hay duda de aquello. Sin embargo, llevamos a cuestas el deber ser que nos configura desde temprana edad, un imaginario de cómo debemos ser mujer. Un conjunto de pautas rígidas y estereotipadas que no dan cabida a ninguna forma distinta de habitar el cuerpo y el espacio. Todo lo que se desliza por el borde es raro, anormal. El presente entrega pocas o nulas señales que las etiquetas de «puta», «mala madre» o «loca» dejen de atribuírsenos por recorrer caminos distintos a los impuestos.

Si hace 60 años teníamos manuales de cómo ser una buena esposa, ahora los hay de cómo ser una gran mujer. Una venta de libertad y empoderamiento, que debemos alcanzar llevando a la práctica amigables tips. Nos vuelven a ofrecer una «nueva normalidad» la que nos perpetua como un bien de consumo de un sistema que nos quiere conformes y obedientes.

Continuamos en la rueda de hámster. Pasamos la vida o una parte de ella conciliando nuestra existencia con un mundo construido por otros y para otros. Uno que vigila silente que nuestros actos estén dentro de lo correcto, lo luminoso. La normalidad no da cabida a la oscuridad. Ahí no hay normas para obedecer.

De aquella incompatibilidad entre la vida que tenemos y la que debemos nos habla Clara Muschietti en La vida normal, logrando evidenciar ese sentir incongruente; «Te ponen en el mundo y no te enseñan algunas cosas, y así vas con lo aprendido. Y de golpe pareciera que hablas otra lengua. Te miras al espejo para entender y ninguna de las partes de tu cara tiene respuesta».

Es momento de traspasar la línea. Que nuestro cuerpo y experiencia se apropien de lo anormal. Descubriremos que ese lugar vedado tiene más claridad que uno permitido. Ahí no existe soberanía sobre nuestros territorios.

Alejandra Herrera
Alejandra Herrera (1981). Psicopedagoga, Mg en Neurociencias aplicadas a la Educación y especialista en Estudios de Género. Se ha desempeñado en espacios educativos públicos y privados. Ha cursado diversos talleres de escritura feminista. Desde que conoció el sonido de las letras, no dejo de nombrarlas ni registrarlas. Siempre pone en palabras lo que ronda en su mente.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS POPULARES